Monday, March 13, 2006

CASCO Mº 35 DE FIBRA (PARADA ESCUELA DE SUBOFICIALES Y CUADRO PERMANENTE)



Denominación:
Ficha 1/2
Proyecto: Alemán.
Fabricado: Años 30.
Destinos:
Distribuido: 1938-39.
Guarnición: Tipo Mº 31, en cuero.
Periodo: Hasta años 80 (2º modº chileno).
Barboquejo: De cuero. Dos piezas.
País de origen: Alemania y Chile..
Distintivo: Emblema nacional chileno al lado derecho.
Variante: Del Mº 16 alemán..
Mimetización:
Material: Fibra vulcanizada..
Características: Fragil. Amplio orificio de aireación.
Peso: 450 g.
Otros: Utilizable sólo en paradas y puestos de representación.
Talla: Única.
Balística: Carece.
Color: Gris azulado..




Decidido el gobierno chileno a adquirir un casco moderno para su ejército, había optado en 1936, por el Mº 35 alemán, para lo que se había cursado el oportuno pedido a Berlín. Pero la explosiva situación política que vivía Europa, estaba forzando la maquinaria de producción bélica. La acelerada fabricación de cascos se había revelado incapaz de abastecer la enorme demanda.


Alemania, que había iniciado el envío de algunas partidas de cascos Mº 35, suspendió los envíos y decidió reservar toda la producción de estos cascos para su propio ejército. Curiosamente, Chile recibió una respetable cantidad de un casco experimental, ligero, de fibra vulcanizada, que reproducía la forma del Mº 35.

Estos cascos, fabricados por Erel a principio de los años 30, al no aportar ninguna utilidad, según criterio del ejército, habían sido destinados a sustituir los pesados cascos de combate en desfiles y paradas (otro intento de aligerar los cascos, a base de aluminio, también acabó en el mismo destino, cubriendo las cabezas de jefes y oficiales alemanes).


La aceptación de estos cascos, denominados en Alemania Vulkanfiber, no afectó a los pedidos en firme de los cascos de acero cursados a Alemania.


En Chile pronto fueron destinados al mismo fin que en Alemania. Se repintaron de color gris y sobre su lado derecho se colocó una calca con los colores nacionales, rojo en la parte de arriba y azul en la inferior, y sobre ellos una estrella blanca de cinco puntas.


Preciosa lámina representando un soldado chileno del Escuadrón de Caballería Escolta. Su perfecto uniforme de parada, de 1945, se complementa con un casco de fibra.




El Vulkanfiber, como consecuencia del material empleado, era fácilmente deformable, aunque estaba reforzado con un junquillo de aluminio que lo rebordeaba.
Con un peso limitado a 450 g., reproducía fielmente la forma del casco de acero, con una guarnición más simple, y con el cuero troquelado como el de la guarnición Mº 31 del casco de combate.



La guarnición reproduce la forma del casco de combate alemán (se aprecia el deterioro del material vulcanizado).



Resaltaban los orificios de aireación (con una pequeña malla metálica), que eran de un diámetro muy superior al del casco metálico.


En su marcaje interior puede leerse: DRGM, que corresponde al mensaje: DeutscheReichgebrauchsmuster (Modelo de utilidad del Reich).

Estos cascos se convirtieron en un elemento representativo, además de decorativo de primer grado, pero su rápida degradación era inevitable.


Identificado con la nueva imagen del ejército chileno, su deterioro no supuso su desaparición sino su progresiva sustitución por cascos similares, pero de producción propia.

El casco de fibra, portados por "los Lanceros" presidenciales, estuvo presente en todos los acontecimientos importantes de la reciente Historia chilena (puede apreciarse, particularmente por los orificios de aireación, que sus cascos son los Vulkanfiber de origen alemán).







Los nuevos cascos de fibra eran una copia exacta del modelo alemán. No obstante se observan algunos detalles propios de una modernización de los sistemas de fabricación.


El casco de la derecha cuenta, anormalmente, con una calca sobre el lado izquierda.





El casco está formado por una pieza de plástico termo-formada, con moldura de reborde para evitar su deformación y entintada en su proceso de fabricación. Se puede apreciar la distribución de los 8 remaches.




Las guarniciones, inicialmente en cuero, evolucionaron hacia un armazón de material plástico, similar a las soluciones dadas para los cascos de obra, pero con una sudadera más cómodo.


La guarnición de plástico se "cuelga" de 8 remaches que sobresalen en el interior. Su ajuste al cráneo se efectúa mediante un remache de plástico sobre una serie de orificios en cremallera.

Remache de fijación a casco



Esta nueva guarnición obligó a variar el número y disposición de los remaches de sustentación al casco. Si en el modelo alemán eran 3, en los últimos el número de remaches se amplió a 8.


Los orificios de aireación, merced a las más modernas guarniciones, han sido suprimidos.

Estas pequeñas variantes no afectan sustancialmente la imagen tradicional, aunque resaltan algo.



Diferente disposición de los remaches. Más y más altos.






Los emblemas, que en los primeros cascos rebordeaban la estrella en negro, en los de factura chilena un fileteado dorado delimita cada color.

Calca del segundo modelo, y calda de los primeros cascos vulcanizados.





Hebilla de barboquejo
Moldura del reborde
Marca de fabricante


El soporte para el barboquejo se engarza en remaches laterales. Inicialmente se basa en una anilla del mismo material que el zuncho (El del casco de oficial ha sido sustituida tiras de cuero similares a la del barboquejo).

El barboquejo de cuero, de este casco de oficial, se ajusta mediante una hebilla de bucle.





Los cascos de oficial llevan los grados representados sobre el frontal mediante calcas.





Alumnos de la Escuela de Suboficiales, portando cascos de fibra, durante una parada militar, posiblemente a los compases de las marchas "Erika" o "A las Glorias Prusianas". (**)

(*) Tradicionalmente, la oficialidad chilena ha conservado el sentimiento elitista, de casta, que se respiraba en los ejércitos prusianos y heredado por los alemanes y austriacos de los años 30. Esta situación se aprecia en innumerables detalles que se aceptan como elemento cultural, posiblemente en declive.

(**) El repertorio utilizado por las bandas militares y principalmente por la "Gran Banda de Guerra" del ejército, en las paradas y alardes militares, remarca, sobre los uniformes de corte netamente alemán de los años 30, el énfasis sobre todo lo relacionado con aquellos ejércitos (menos la ideología, naturalmente). Además de las referidas "A las Glorias Prusianas" y Erika", "Marcha de los Jinetes de Fehrbelliner", o "La Marcha del rey", y las músicas de "Lily Marleen" o "Yo tenía un Camarada". La Escuela Militar del Libertador Bernando O´Higgins emplea el emblemático Himno "Marcha de Radetzky" de Johann Strauss.

Alumnos de la Escuela de Suboficiales, con el casco de fibra.



0 Comments:

Post a Comment

<< Home